Centro Guna andadores podologia donostia

Centro Guna andadores podologia donostia Son buenos los andadores en niños

Siguiendo con los artículos divulgativos que realizamos, hoy voy a realizar una reflexión sobre los andadores para los bebés. Procuraré dar todas las razones que me llevan, cómo a la inmensa mayoría de los médicos pediatras y mis colegas, a no recomendar su uso.

En países como Brasil o Canadá ya están prohibidos ya que no sólo son inútiles para enseñar a caminar sino que alteran el desarrollo normal del bebé.

El proceso de desarrollo normal de un bebé, comienza aprendiendo a sentarse, luego a arrastrarse y girarse, a gatear (algunos), y finalmente a levantarse y caminar. Esto lleva su tiempo ya que va acompañado y de la mano de un desarrollo mental y psicomotriz del bebé, y este tiene que empezar a mecanizar estos movimientos para luego adquirir una marcha correcta. Este proceso lleva su tiempo, y cada niño empieza a caminar a una edad determinada, y esa edad coincide con la maduración personal y siempre cuando el pequeño está preparado tanto física como mentalmente para ello.

Al colocar un niño en un andador, sin que sepa caminar, su mente no es capaz de reaccionar a ese movimiento y no es capaz de coordinarlo.

Al comenzar a andar por sí mismo va incorporando las primeras nociones espaciales de su propio cuerpo con respecto al entorno, pero en el andador ni siquiera es consciente del espacio. Impide que el niño pueda ver sus propios pies en movimiento, lo que altera su relación con el espacio.

Por otro lado al forzar posturas anómalas en las que el andador obliga a abrir las piernas, puede provocar que el miembro inferior no se desarrolle correctamente llegando a producir lesiones y anomalías en cadera, rodillas y pie. Por otro lado las fuerzas reactivas del suelo son necesarias para un correcto desarrollo motriz, y al ir semisentados con las piernas casi sin tocar el suelo provocan que no se desarrolle correctamente.

Otro factor a tener en cuenta es que también son los causantes de muchos accidentes, al ir sobre ruedas y por no tener el bebé mucho control sobre dicho andador y lo que le rodea, por tanto, el riesgo de golpes por caídas por escaleras, aumenta considerablemente.

Dicho todo esto, es posible que muchos padres hayan usado el andador y que les haya dado “buen resultado”, y esto puede ser debido a un uso moderado del mismo, por lo que queda a su criterio y discrecionalidad su uso, con el recuerdo y la recomendación de que sea muy moderado.

Manuel RAMOS HERNÁNDEZ,  Nº Colegiado 355  Podólogo de Centro Guna

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Centro Guna Salud y Bienestar en todas las etapas de la vida

RPS 20/15

Teléfono de contacto:        943 290 355