Cuando tenemos un accidente de tráfico, si somos los perjudicados, debemos saber algunas cosas que son importantes para una buena gestión del siniestro.

Evidentemente lo primero es la atención inmediata de las lesiones que se hayan producido. Para ello la asistencia sanitaria es gratuita en los servicios de urgencias. Luego estos serán los encargados de ver la pertinencia o no de reclamar los gastos a la compañía de seguros a la que corresponda.

Diferente es, cuando tratadas las situaciones agudas, y estabilizada la situación, la asistencia de recuperación pasa a ser responsabilidad de la compañía de seguros, porque la seguridad social no se hace cargo de los aspectos rehabilitadores de los accidentes de tráfico.

Las compañías de seguros cuentan con Centros Sanitarios concertados para atenderte, pero recuerda que ellos trabajan para la compañía de seguros.

Sin embargo, siempre existe la opción de acudir a tu médico o fisioterapeuta de confianza para recibir un tratamiento más personalizado, ya que tienes derecho a elegir los profesionales y el centro donde recibirás tratamiento. Si eliges esta opción, y aunque es cierto que deberás adelantar el pago del tratamiento, el seguro te deberá reembolsar el coste de este presentando la factura y el informe de tu médico.

Es recomendable que si eliges esta opción de acudir a otro médico o fisioterapeuta, informes antes a la compañía de seguros, ya que es cierto que muchas de ellas avalan previamente el tratamiento de nuestra elección, evitándonos el adelanto del pago.

Otro caso de tratamiento diferente, son los accidentes in itínere, (de camino al trabajo) son considerados laborales y por tanto será la Mutua de Accidente laboral de cada empresa la que se hará cargo del seguimiento de la asistencia, muchas veces sin posibilidad de elección, aunque la cobertura de la misma corresponderá a la Aseguradora del vehículo que ocasionó el accidente.

Pero ¿Y si somos los causantes del accidente?, en este caso todo queda de la misma manera para los ocupantes del vehículo excepto el conductor, que puede estar sujeto a salvedades dependiendo de las coberturas del seguro que tenga contratado. La cobertura de seguro de conductor nos asegura todas las atenciones, pero hay compañías que no la ofrecen ni la contratan.

Sería muy largo hablar de las excepcionalidades, (accidentes de un vehículo solo, de motocicleta sin intervención de otro vehículo…) pero de lo que si hay que dejar constancia, es de la importancia de “leer” la letra pequeña de los seguros, para saber que coberturas reales contratamos.

Aquí como en todas las áreas de nuestra vida, la información y la elección en consecuencia de lo más adecuado a nuestra situación y necesidad, es la medida más inteligente que podemos tomar.

Este, por ser un área de “choque” entre aseguradoras, mutuas y pacientes, genera mucho “conflicto”. Dentro de las coberturas del seguro, incluso tienes derecho a asistencia jurídica, a cargo del seguro en la mayoría de los casos, aunque a decir de los profesionales de libre elección, esta está muy mediatizada por la “lealtad” debida en parte a las propias aseguradoras.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Centro Guna Salud y Bienestar en todas las etapas de la vida

RPS 20/15

Teléfono de contacto:        943 290 355