Todos sabemos que gran parte de los aprendizajes del ser humano se basan en la repetición, y por eso cuantas más veces escuchemos cualquier recomendación, más caso haremos.

Por ello quiero recordar las principales recomendaciones para nuestros mayores:

Con el calor, es esencial beber mucha agua para mantenernos hidratados, invitando a beber aunque no se tenga sed. La cafeína y el alcohol, favorecen la deshidratación por lo que hemos de evitar este tipo de bebidas en los ancianos, sobre todo, en verano.

Para una correcta hidratación de nuestros mayores es importante fomentar el consumo de líquidos en la dieta, por lo que es recomendable aumentar las frutas y verduras durante estos meses.

Es importante que la ropa sea ligera y transpirable (lino o algodón) y por supuesto holgada, principalmente en la zona cercana al cuello.

Partiendo de que pasear ayuda a que las personas mayores estiren los músculos y se encuentren más sanos, hay que evitar salir a la calle en las horas centrales del día, que son las de más calor (entre las 12:00 horas y las 17:00 horas). Mantenerse a la sombra y cubrir la cabeza son dos recomendaciones básicas.

La utilización de protección solar es imprescindible cuando sale de casa y debemos usar como mínimo factor 20 de protección.

Las horas más calurosas del día, es aconsejable quedarse  en casa, y tener cuidado de  la temperatura en el interior,  por lo que es aconsejable cerrar las ventanas durante estas horas y abrirlas a última hora de la tarde y por la noche, cuando refresca un poco más. En el caso de tener aire acondicionado, mantener la temperatura entre 22-24 grados.

También durante el verano hay que tener atención a los tratamientos médicos ya que el calor también afecta a  la tensión, por ejemplo, y vigilarla periódicamente ayuda a prevenir efectos negativos.

Otra variable que muchas veces no parece importante es el sueño y el descanso, pues en verano, las horas de sueño están alteradas. El calor nos hace dormir menos y, por tanto, estar más cansados durante el día.

Para conseguir controlar las horas de sueño, mantener unos horarios fijos y  realizar algo de ejercicio durante el día nos ayudan  a dormir mejor.

Una de las recomendaciones que yo más doy a mis pacientes, es salir siempre documentados, e incluir en la vestimenta y/o accesorios de la persona mayor, alguna identificación que incluya nombre, y número de contacto, lo cual permitirá estar más tranquilos y seguros.

Todas estas recomendaciones son generalizables a cualquiera, especialmente a niños y personas con enfermedades crónicas.

Disfrutar el verano es posible, pero reforzar los cuidados garantizará el bienestar y la calidad de vida.

Dr. José Pedro HERBON BRECIA  Nº Col. 7823 Medicina Familiar y Comunitaria

 

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Centro Guna Salud y Bienestar en todas las etapas de la vida

RPS 20/15

Teléfono de contacto:        943 290 355