Post Entrevista a Olga Anguera

Llega corriendo, con retraso, los horarios con un bebé pueden ser complicados de cumplir. La niña, plácida, con su cara preciosa, responde sonriendo a mis carantoñas.

¿Porque decides hacer un curso pre-parto? pregunto sin preámbulos. Me cuenta que tuvo que coger la baja a las 5 semanas de embarazo porque su embarazo era de riesgo y estaba aburrida.

Su hermana conoce el curso y le informa  de la posibilidad de realizarlo. Lo piensa y decide  hacer alguna actividad, y aunque se reconoce una “vagoneta”, agradece haber tomado esa decisión.

Reconoce que lo que más le gustó fueron las actividades de agua, en la piscina, donde además de sentirse muy cercana a Alazne, la Matrona, los ejercicios se le hacían más llevaderos y sin las odiadas agujetas recuerdo de juventud, y luego le sirvieron mucho en el momento del parto, “ésos ejercicios de respiraciones, la simulación de contracciones…, me sentaban genial”.

“Con Karmele, la preparadora física, hacíamos ejercicios de suelo pélvico y respiraciones, y no me gustaba mucho al principio, porque la actividad física siempre me ha costado y tenía agujetas, pero cada vez era más cómodo”

Poco a poco acabó con la pereza y esperaba las diferentes sesiones con ganas.

“Las charlas que tuvimos me aportaron mucha información tranquilizadora, y recuerdo especialmente la de Aspectos emocionales del embarazo, porqué me dio una perspectiva más abierta de la maternidad y la crianza” y le ayudó a romper con algunas creencias que tenía   ”bendito chupete, herramienta divina”.

Su cara cambia cuando tras reconocer que tuvo un muy buen embarazo, le pregunto por el parto y me dice que “todo lo que podía ir mal, fue mal”.

25 horas de proceso que no contaré, pero que se borran cuando mira a su hija que sonríe y hace ruiditos en su sillita, esperando plácidamente a cumplir su 4º mes.

“Al final todo acabó bien” y gran parte de poder soportar el proceso se lo debe a lo que le dijeron, “hubo momentos en los que yo tenía que tranquilizar a mi pareja, porque yo tenía toda la información, me sentía preparada y sabía a qué respondían la mayoría de las cosas que pasaban a mi alrededor”.

Así, decide también hacer el curso de posparto, donde también trabaja en gimnasio y piscina, enfocado sobre todo en la recuperación del suelo pélvico,” venga, a realizar ejercicios hipopresivos!!! ”pero que Olga reconoce como “ ese momento personal, para ti, tu cuidado, al margen de tu bebé” y que le sitúa otra vez en sentirse no solo madre sino mujer.” Además “ella” se queda al cargo de las cuidadoras, a las que sonríe en cuanto les ve y las adora”

Ah!!! A propósito, ELLA se llama LAIENE y es esta preciosidad que sigue sonriendo tranquila, mientras nosotros  terminamos la conversación.

CategoryEmbarazada
Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Centro Guna Salud y Bienestar en todas las etapas de la vida

RPS 20/15

Teléfono de contacto:        943 290 355